Bienvenidos a mi blog

viernes, 20 de diciembre de 2013

Danzando en el fuego de Guarujá/ 48 Horas Do Atlántico I Edición/ 13, 14 y 15 de diciembre de 2013

"La habilidad de simplificar significa eliminar lo innecesario para que lo necesario pueda hablar" Hans Hofmann


Foco. Confianza. Sólo correr. Esas fueron las palabras de Julio antes de que metiera un pie en el infierno. Quemaba el sol. Quemaba el asfalto. Las plantas de los pies se iban a derretir. Lo sabía. Había que atravesar una y mil veces ese averno de 400 metros. Foco. Confianza. Sólo correr. Repetí esto como un mantra: Foco. Confianza. Sólo correr.


"¡Súme kilómetros! ¡Súme kilómetros!" Esas palabras salían de la boca de Julio para mí. Y eso hacía. "¡Déme 20 vueltas!" "¡Déme 8 vueltas!" "¡Déme 10 vueltas!" Foco. Confianza. Sólo correr. Julio iba a pensar por mí. El tuvo mi mente en sus manos durante dos días. Mi cuerpo bailó dos días completos en el fuego de Guarujá con la mente de Julio. ¿Qué locura es esa? ¿Qué confianza es esa? ¿Qué manera de correr es esa? Pues bien, eso es hermanarse en el mas puro de los estados entre dos seres humanos. Si nos consumíamos, si nos convertíamos en ceniza, quedaríamos atrapados los dos.


¿Algo puede arder más cuando ya está ardiendo? Sí. Las 48 Horas do Atlántico en Guarujá, arden más cuando ya está ardiendo. Arden por el sol. Arden por el asfalto. Arden por el mar que estaba ahi para mentirme.Y arden más porque cada paso era una chispa que encendía una nueva lengua de calor. Multiplicando cada paso de cada ser humano, que se quemaba como yo, infinitas chispas, se convertían en infinitas lenguas de calor, que nos rodeaban de frente, de costado, de atras, de adelante, de arriba, de abajo. Sin escape. Foco. Confianza. Sólo correr.


"¡Déme 15 vueltas! ¡Déjeme mirarla! ¡Usted está bien! ¡ Déme 10 vueltas más!" Diez vueltas más esquivando esas lenguas de fuego encendidas con hambre voraz de consumirnos. Querían alimentarse de nosotros y tenían dos días para comernos como manjares. Estábamos ricos. Estábamos a punto. Mis plantas se iban a derretir primero. Y despues se iban a derretir mis tobillos. Y despues mis piernas. Y despues mi corazón. Y despues cada una de mis neuronas. Pero foco. Confianza. Sólo correr.


Correr 48 horas mirando el mar y con soberbia. Yo iba a sobrevivir con toda esa agua salada mirandome. No iba a tocarla. Era la trampa. Yo iba a sobrevivir a pesar de su fresca insolencia. Yo iba a sobrevivir a pesar de su luna y sus amaneceres. Yo iba a sobrevivir a pesar de que se disfrazase de Salvadora. Tramposa. Yo sobrevivo a pesar de tus atardeceres. Yo sobrevivo a pesar de tu inmensa belleza. Yo sobrevivo en el infierno. Foco. Confianza. Sólo correr.


Pero había simplificado todo. Mi mente estaba al resguardo con Julio. "Quiero dormir Julio, quiero dormir 15 minutos, por favor". Foco. Confianza. Sólo correr. "Deme 8 vueltas y la saco para dormir". Foco. Confianza. Solo correr 8 vueltas. Lo hice y Julio preguntó: "¿Cuánto necesita para descansar?" "Quince minutos", dije. Y habló para mí: "Usted tiene una hora y treinta minutos para dormir". Cuando los pies se derriten, cuando el mar está burlándose en tu cara, cuando la batalla es feroz, una hora y media era un premio, un premio grande, un reconocimiento. Y mi cuerpo se fue a descansar...no antes de escuchar estas palabras de Julio: "Quiero que se duerma pensando que está cruzando esa meta. Por usted primero, por todo un año de entrenamientos y sacrificio, y porque muchas personas están esperando eso. Muchas personas necesitan que usted cruce esa meta. Usted es muy importante para esas personas. Duérmase ahora." Y le agradecí. Y me dormí con sus palabras resonando en mi alma...en mis venas. Y me fui a mi tierra a descansar con los míos.


Me despertó a la hora y media y dijo: "Usted va a caminar dos vueltas. No corra. Camine. Después va a caminar más rápido y despues va a correr...si puede." Salí de mi refugio. El fuego es quemante por más brisa que quiera bendecirme. Pero como hermanados en la mansedumbre, algo más de cuarenta almas derretíamos nuestros pies en el fuego de Guarujá. Caminé sobre ese fuego desatado y loco. Foco. Confianza. Sólo correr. Los pies ya no tenían ni ritmo ni música. Sólo avanzaba sobre el fuego. Pero quien se quema y cruza la meta, aprende.


Asique si usted quiere hacer foco en la vida, préndase fuego. Déje que la vida lo queme. Usted va a encenderse. Usted va a tener que confiar para hacerlo. Un amigo al lado suyo y usted va a saber que puede lograr sus propósitos. Préndase fuego. Confíe. Tenga un amigo. Pero préndase fuego que cada llaga es lección aprendida. Simplifique. Préndase fuego. Viva. Haga foco. Confíe. Y viva. Yo lo hice. Yo dancé en el fuego de Guarujá porque tengo un amigo.



Gracias a Dios, a toda mi Familia, y a cada uno de mis Amigos. Gracias a mi Profe Cristian Cáceres. Gracias a mi Grupo de Entrenamiento Sergio Siadore. Gracias por el apoyo incondicional de Sergio Siadore, Pro Run, Allsports, Proteios. Gracias al equipo de médicos que me ayudan a sostener con hechos concretos una diciplina saludable. Gracias al Municipio, desde su Dirección de Deportes, que me deja crecer y difundir el ultramaratonismo en mi Ciudad. Gracias Fernando Nogueira, y a todo Ultra Runner. Gracias especiales a dos seres, pilares del ultramaratonismo nacional, de quienes me nutro día a día. Ellos son Gerardo Re y Luz Celeiro. Y eternamente gracias a Julio Latini, y a toda su familia por desplegar no solo una estrategia magnífica para que pueda concluir con este ultramaratón una etapa fundamental de mi carrera, sino por la solidaridad, por abrirme las puertas de su casa y hacerme sentir parte de su familia. Los abrazo a todos y dejo como epílogo de mi crónica, un video que no esperaba, de este Gran Gerardo Re, que tuvo la deferencia de poner su tiempo y su energía para que no se me ocurriera flaquear en ningún momento. ¡Y así fue! Estoy convencida que estoy haciendo ultramaratón. Y seguiré adelante con el apoyo de todos ustedes. 


video


2 comentarios:

  1. Enhorabuena Susana!!! Por tu hazaña y por tu crónica. ESPECTACULAR! Qué bonita! Totalmente diferente a lo que estoy acostumbrado; y cómo me motiva lo diferente! Desde aquí te prometo, que voy a correr una ultra...Gracias por compartir esta maravillosa experiencia con todos nosotros. Te admiro. Un ultra-abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras Francisco! Sigamos en contacto, y vamos a conquistar nuestras metas!!! Ultraabrazo!!!

    ResponderEliminar